La Defensoria del Público, junto a Unicef y Unesco, debatirá sobre alfabetización comunicacional

Especialistas en educación, autoridades de todo el país, organismos no gubernamentales, representantes legislativos, miembros de la academia, docentes y sindicatos, entre otros, reflexionarán sobre la temática. Hoy y mañana, en la sede del organismo.
1
2

La Defensoría del Público, con el apoyo y acompañamiento del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), llevará a cabo el 27 y 28 de octubre, en la sede del organismo (Adolfo Alsina 1470 Ciudad de Buenos Aires), una serie de debates sobre alfabetización comunicacional como una propuesta para fomentar la enseñanza de la comunicación como un derecho humano en el sistema educativo.

El primer día, con la coordinación de la Defensora Lic. Cynthia Ottaviano, desde las 14.00 hs. será el turno de reflexionar y elaborar líneas de acción posibles para impulsar su desarrollo en la Argentina en la temática junto a autoridades de educación, nacionales, provinciales y de diferentes regiones de todo el país. También formarán parte del debate otros organismos no gubernamentales y representantes legislativos de comisiones de Educación. En tanto el viernes desde las 11.00 hs. debatirán académicos de la educación y la comunicación, docentes, ex funcionarios y funcionarias, sindicatos y otros especialistas.

Ambos debates tienen la finalidad de buscar un acuerdo básico, que se exprese después en un documento que sirva como instrumento de trabajo para avanzar a aplicaciones concretas en la alfabetización comunicacional. Un documento sólido que luego sea instrumento de discusión en otros ámbitos e instancias en las que finalmente pueda concretarse un Plan de Alfabetización Mediática Nacional.

La alfabetización mediática tiene una larga trayectoria en el accionar de UNESCO y en el compromiso de los Estados. Ya en la declaración adoptada en Grunwald, en 1982, se advierte sobre medios de comunicación "omnipresentes" y su "considerable impacto" en las sociedades. "Los sistemas políticos y educacionales -expresa - deben asumir las obligaciones que les incumben para promover entre los ciudadanos una comprensión crítica de los fenómenos de la comunicación (...) con harta frecuencia, un verdadero abismo separa las experiencias educacionales que proponen estos sistemas y el mundo real en que viven".

Los principios contenidos en esta declaración fueron retomados en pronunciamientos posteriores, como la Declaración de Alejandría de UNESCO, adoptada en 2005. La Convención sobre los Derechos del Niño, además, induce a la alfabetización mediática en tanto las niñas y los niños son ciudadanas y ciudadanos comunicacionales plenos, titulares del derecho a producir y difundir informaciones y opiniones y a recibir mensajes apropiados para su crecimiento y bienestar.

A la vez, los fines y objetivos de la política educativa nacional incluyen "desarrollar las competencias necesarias para el manejo de los nuevos lenguajes producidos por las tecnologías de la comunicación y la información" (artículo 11 de la Ley de Educación Nacional, 26.206). La educación primaria o inicial (artículo 27), debe "generar las condiciones pedagógicas para el manejo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como la producción y recepción crítica de los discursos mediáticos".

De manera complementaria, la propia Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, 26.522, considera a niñas, niños y adolescentes como nuevos sujetos de derecho, que pueden presentar denuncias, reclamos y consultas ante la Defensoría, mientras tienen derecho a pensar y realizar programas en las radios de sus propias escuelas y sus comunidades. En ese vínculo virtuoso, entre la Defensoría y la nueva ciudadanía comunicacional, se constató la necesidad de acceder a la alfabetización mediática, lo que generó reclamos específicos.

Por todos estos principios, disposiciones y realidades enunciadas, la Defensoría emprenderá las dos jornadas de debate, distribuirá informes respecto de todas las exposiciones que se realicen y buscará que estos aportes contribuyan a elaborar estrategias para desarrollar en el territorio nacional la alfabetización mediática necesaria y fundamental para lograr una comunicación democrática, que exprese la interculturalidad del país.